ENCAJANDO EN LA SOCIEDAD

Cuántas veces no hemos hecho algo por tratar de encajar en la sociedad, ya sea cambiar nuestro aspecto, comprar cierta ropa o hasta comportarnos de tal manera. Si lo piensas, al menos una vez en tu vida has hecho algo por tratar de encajar y yo he tratado de hacerlo toda mi vida. 

Desde que recuerdo, mi vida siempre ha girado en torno a mi peso, es algo de lo que siempre me he tenido que preocupar. Cuando entré a la primaria yo era la más chica de edad pero la más alta de estatura, convirtiéndome en la más grande de todos, a partir de ese momento me sentía diferente, y los niños claramente lo notaban. Poco a poco empecé a subir de peso, y los niños comenzaban a ser más crueles al hacerse cada vez más notorio mi aumento de peso. En sí no sé si culparlos, porque tal vez no sabían el daño que estaban causando; sin embargo me lo hacían, y hasta la fecha aún tengo todos esos malos recuerdos.

Conforme vas creciendo todo es más difícil, los estereotipos de belleza te atacan cada vez más, y las personas empiezan a fijarse más en tus defectos. Siento que nunca dejas de ser juzgada, aun siendo la más perfecta, las personas van a encontrar algún defecto, y en mi mente solo podía pensar en cómo podía encajar en ese mundo perfecto. Sin embargo poco a poco empecé a hacer cambios con mi vida, y  tal vez el ser esa niña alegre, risueña y amorosa que siempre fui, me hizo seguir adelante, nunca dejar de luchar, nunca dejar que las personas y lo que dijeran pudieran más que yo, aprendí que existen momentos en los que debes llorar, sacar todo lo que sientes y otros, en los que debes agarrar todas tus fuerzas, levantarte en la mañana, alistarte e ir a seguir luchando por tus sueños. Obviamente esa vocecita en tu cabeza, la que te dice que no luces como las demás, no se va tan fácilmente; pero también empiezas a creer en ti y a valorarte más; con esto, de pronto algo cambia en ti y empiezas a ser tú misma, o al menos así lo sentí yo, dejé de compararme con las demás, a entender que yo soy única y así nos debemos de sentir siempre!
Un día platicando con una amiga, le dije -“Sabes que he aprendido, que no vives tantas cosas en vano, siempre de lo malo tenemos que sacar algo positivo“- y de eso se trata, de ahora tomar las riendas de mi vida y hablarle a las personas de lo que ha sido vivir como una persona con sobrepeso, hacerles entender que sí, tengo sobrepeso, pero que sus críticas crean un ciclo sin fin, al menos a mí me llevaban a un ciclo de llorar, comer y volverme a sentir peor por mi peso.
Cada día empiezo a hacer cambios en mi alimentación volviéndola más saludable, porque al final es importante tener un balance en tu vida, los excesos no son buenos y eso incluye el peso, lo importante es aprender que tu peso es una cuestión de salud y el amor  propio debe estar ahí en las buenas y en las malas, que si subes de peso aún debes amarte por cómo luces, y de igual manera que si bajas de peso también debes amarte, nada debe de cambiar.
Hoy puedo decir que empiezo a tener más confianza en mí misma y créanme, para haber escrito esto, se requiere de mucho valor, porque implica dejar que las personas vean ese lado frágil de ti, y claro está que esto me hace más fuerte y me convierte en otra persona que antes creía que nunca llegaría a ser. Además empiezo a realmente creerme todo lo que soy, a creer que ese vestido que me pongo o esos jeans, se me ven increíbles y a sentirme bonita, dejando atrás esos tiempos en los que solo pensaba en que no lucía como las demás, porque nunca luciré como las demás, soy única y todas lo somos.
Ahora entiendo que el peso no debe definir mi vida, la define mi familia, mis amigos, mi carácter, mis logros así como el haberme convertido en licenciada en mercadotecnia, haber logrado realizar mis prácticas profesionales en dos empresas increíbles y que cada día sigo trabajando en mi persona y en mi futuro, por que las oportunidades están ahí afuera, la cuestión es ir por ellas. Creo que eso se los tengo que agradecer a mis papás y amigos que siempre me han apoyado, siempre han creído en mí y creo que por eso soy como soy, y este pequeño proyecto que comienzo, es también gracias a ellos.
Sé que tal vez no voy a hacer un cambio inmenso en este momento, pero por algo se empieza, y si cada uno ponemos nuestro granito de arena, podremos lograr cosas increíbles, cosas que tal vez nunca nos imaginamos que llegaríamos a alcanzar.
Espero que esto sea un golpe de realidad, uno que nos abra los ojos y nos haga ver más allá de las apariencias, en entender que la realidad puede llegar a ser más perfecta y más autentica.

6 Replies to “ENCAJANDO EN LA SOCIEDAD”

  1. Anita!!!! Soy isabela mingura jajaj 😊 me encanto todo lo que pusiste siempre e sabido que eres una persona única y de las mejores que conozco y me encanta que tengas confianza en usar todo tipo de ropa porque me encanta como combinas y como te vistes te quiero mucho y por siempre aunque no hablemos mucho serás una persona por la cual agradezco tener en mi vida y de la cual e aprendido mucho y siempre quiero conservar eres súper exitosa y buena y te admiro por el
    Valor que muchos no tenemos de superar y afrontar de esta manera las cosas que nos incomodan te quiero mucho

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s